El uso de la tecnología Blockchain en el comercio de alimentos

La tecnología Blockchain, traducida como ‘cadena de bloques’ o ‘cadena articulada’, es una tecnología que arrancó en el 2009 asociada a las monedas digitales Bitcoins.

Es una gran base de datos, donde cada transacción se ubica en un bloque que una vez validado y publicado, no puede ser modificado. Se usa un sellado temporal para cada bloque, el que está enlazado al anterior y al mismo tiempo, al que le sigue, por lo que intentar modificar fraudulentamente uno de los bloques obliga automáticamente a generar una cadena de modificaciones imposible de realizar en la práctica.

Barco de contenedores (imagen tomada de foter.com)
Barco de contenedores (imagen tomada de foter.com)

Así, al ser inmodificables las transacciones, la moneda Bitcoin no necesita tener el respaldo de ningún banco central. Aunque por este motivo, también carece de seguridad jurídica. Por lo que no existe la posibilidad de litigar ante lo que uno crea que es un fraude que le han realizado. Por ejemplo, si a uno le roban o hackean la clave de acceso, puede perder todo y ni la policia, tribunal o ningún gobierno irá en su ayuda.

Uno de los aspectos más interesantes de esta tecnología es que no se necesitan intermediarios. Las transacciones de moneda convencionales respaldadas por bancos centrales tienen un costo. Hay que pagar la intermediación de los bancos comerciales. Por el contrario, con el bitcoin las operaciones no pagan intermediación, siendo los bancos los grandes perdedores de este sistema.

Si una persona en Estados Unidos tiene que girar dólares a España y otra en España tiene que transferir euros a Estados Unidos, se ponen de acuerdo en las cantidades y la tasa de cambio. Al hacer una operación blockchain, en los hechos se hace un trueque donde cada parte compensa a la otra con las cantidades acordadas en los países donde viven. La persona en EEUU le transfiere localmente los dólares a la cuenta bancaria del español en EEUU y a la inversa, este último le transfiere localmente los euros a la cuenta bancaria en España del americano.

¿Y dónde aparece la tecnología blockchain en la industria alimentaria? Pues que aquí también hay excesivos intermediarios en la comercialización de la producción.

En primer lugar, entre los intermediarios que se eliminan están los bancos. Para poder efectuar una exportación, aparecen los bancos en las dos puntas, con el vendedor y con el comprador. Emitiendo documentación que garantice los términos de la transacción, Lo cual no es nada gratis.

Con blockchain la operación se define entre las partes y se incorporan al bloque respectivo todos los datos que fueran necesarios (fecha de salida del embarque, fecha de entrega, calidad del producto, tipo de transporte, forma de pago, etc.) y luego -al validarse digitalmente- es inmodificable y ninguna de las partes puede alegar desconocimiento de alguno de los rubros acordados.

Otra intermediación que se puede eliminar son las empresas mayoristas de fletes, pudiendo las partes realizar transacciones inmutables directamente con las empresas propietarias de los camiones o los barcos.

En el mismo sentido, se puede utilizar para realizar la trazabilidad perfecta de los alimentos que se venden al consumidor. Tal como IBM ha implementado para Walt-Mart en EEUU en el sector frutas, donde cada compra del hipermercado queda registrada con todos los datos de la cadena de producción.

Cada operación de compra es la suma de operaciones intermedias: compra al productor, transporte a la línea de procesado, conservación en frigorífico, transporte al depósito del hipermercado, etc. La suma de los bloques menores permite conocer todos los detalles de la operación, desde el lugar y momento que es cosechada hasta el momento que se muestra en los escaparates de Walt-Mart.

Por lo tanto, cualquier consumidor puede consultar la base de datos y conocer de la fruta que está comprando quién la produjo, dónde, la fecha de cosecha, dónde de embaló, cuánto tiempo estuvo conservada en frío, quién y cuándo fue transportada, etc.

En enero de este año, las empresas IBM y Maersk anunciaron que se asociaron en un joint-venture para desarrollar una empresa con tecnología blockchain para posibilitar transacciones con mínimas intermediaciones y seguras en el comercio internacional. Por el momento están trabajando en las pruebas de la plataforma con algunas pocas empresas líderes y también están gestionando las correspondientes aprobaciones y regulaciones gubernamentales para dar seguridad jurídica a las transacciones.

De ser exitoso este intento, se espera reducir las barreras comerciales mundiales, aumentando y agilizando la eficiencia en las cadenas de suministro internacionales, mediante la reducción del costo del papeleo y de los intermediarios.