En Argentina, se abrió la importación de carne de cerdo de EEUU

Una buena noticia para los consumidores de carne de cerdo de Argentina y una mala para los criadores nacionales de porcinos.

En Washington, D.C., hoy 13 de abril se anunció que el gobierno de Argentina terminó favorablemente con los estudios técnicos para autorizar la importación de carne de cerdo de EE.UU., lo cual permitirán que la carne estadounidense sea importada por Argentina por primera vez desde 1992.

Carne de cerdo (imagen tomada de foter.com)
Carne de cerdo (imagen tomada de foter.com)

En el mes de agosto pasado se anunció un acuerdo entre EE.UU. y Argentina para habilitar el comercio de carne de cerdo del primer país al segundo, por lo que el personal técnico del Departamento de Agricultura de los EE.UU. ha estado trabajando conjuntamente con el Ministerio de Agroindustria de Argentina para revisar y ajustar los términos técnicos del nuevo acceso, para hacerlos consistentes con los estándares internacionales de salud animal.

El Secretario de Agricultura de EE.UU. Sonny Perdue obviamente lo ha celebrado diciendo: “Este avance es el resultado de los esfuerzos de esta Administración para ayudar a los agricultores y ganaderos de Estados Unidos a llegar a nuevos mercados y garantizar prácticas de comercio justo por parte de nuestros socios internacionales. Una vez que la gente de Argentina pruebe los productos de carne de cerdo estadounidenses después de tantos años, estamos seguros de que querrán más. Este es un gran día para nuestra comunidad agrícola y un ejemplo de cómo la Administración Trump se compromete a apoyar a nuestros productores abriendo nuevos mercados para sus productos”.

Estados Unidos es el principal exportador de carne de cerdo del mundo, con ventas globales por un total de $ 6.5 mil millones el año pasado. Argentina es un pequeño mercado potencial de $ 10 millones por año para los productores de carne de cerdo de los Estados Unidos, con tal vez algo de crecimiento en los próximos años. Por lo que claramente esta apertura de mercado poco significa en términos económicos para los productores de EE.UU., aunque el Secretario Perdue se puede dar el gusto de obtener un pequeño éxito político.