El melón amargo | Una hierba popular en la medicina natural

Es interesante que difundamos para su producción hortícola a la especie conocida como melón amargo, cuyo nombre científico es Momordica charantia,que crece como una enredadera con zarcillos de hasta 20 centímetros de largo. Esta planta herbácea pertenece a la familia de las Cucurbitáceas y se desarrolla en climas tropicales y subtropical. También se la conoce como Ampalaya, cundeamor chino, balsamina, calabaza amarga, pera de bálsamo y numerosos nombres corrientes más.

Fruto de melón amargo (imagen tomada de SIAP-México)
Fruto de melón amargo (imagen tomada de SIAP-México)

Los frutos son carnosos, de color verde, de forma alargada y puntiaguda similares al calabacín. Presentando una superficie acanalada y rugosa que los caracteriza. Tienen un muy fuerte sabor amargo y son utilizados como medicina natural y en la elaboración de comidas y bebidas.

El valor medicinal que se le atribuye a los frutos se debe a la presencia principalmente de una sustancia conocida como momorcidina. Además contiene una mezcla de flavonoides y alcaloides y es una buena fuente de vitaminas A, B y C, hierro, ácido fólico, fósforo y calcio.

El melón amargo ha sido utilizado en la medicina tradicional, especialmente en China durante siglos. No existe información científica que valide el uso como medicamento pero se dice que su aplicación más importante es en las personas diabéticas, ya que hace que el pancreas produzca más insulina, lo cual ayuda a controlar el nivel del azúcar en la sangre.

Fruto y hojas de melón amargo (imagen tomada de SIAP-México)
Fruto y hojas de melón amargo (imagen tomada de SIAP-México)

Además de su uso en diabetes, también se los prescribe en problemas hepáticos, enfermedades de la piel, tos, para incrementar la esterilidad de las mujeres y tiene acción como parasiticida, antipirético y purgativo. También se le atribuye propiedades para controlar células cancerígenas.

Como alimento tiene el inconveniente de su notable gusto amargo, tal vez el vegetal más amargo que se conoce. Por esto, no se lo mezcla con otras hortalizas ya que su fuerte gusto predomina sobre el resto.

Aunque salándolo y luego lavándolo, este sabor se amortigua.

En la cocina china típica se emplea en revueltos, sopas y como infusión. En la India, se prepara con papas y se sirve con yogur o también frito en aceite y luego relleno con ingredientes picantes.

En Japón, Indonesia, Vietnam, Filipinas, Nepal y Pakistán también se encuentran platos tradicionales que lo utilizan como ingrediente.

Un dato interesante que indica que esta especie es más popular de lo que se cree. El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de México ha reportado para 2016 la siembra de 191 hectáreas en los estados de Sinaloa y Nayarit, con una producción de 7,1 mil toneladas y generando un valor de la producción de 64,8 millones de pesos (u$s 3,6 millones). Una superficie nada despreciable para una especie conocida por pocos.