¿Por qué se celebra el 20 de mayo el Día Mundial de las Abejas?

El 20 de mayo decada año ha sido declarado por las Naciones Unidas como El Día Mundial de las Abejas, por recomendación de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

Apicultores trabajando en el apiario
Apicultores trabajando en el apiario  (foto de la FAO)

Pero, ¿cuáles son los fundamentos para ensalzar de esta manera a las abejas?

Vayamos directamente a algunos de los párrafos de la recomendación de la FAO.

“Con el objetivo de llamar la atención sobre la importante contribución de las abejas a la producción de alimentos y al equilibrio del ecosistema, la República de Eslovenia, con el apoyo de Apimondia, la Federación Internacional de Asociaciones de Apicultura, propone establecer que el 20 de mayo de cada año el sistema de las Naciones Unidas celebre el Día Mundial de las Abejas.”

“El objetivo de la celebración consistiría en sensibilizar sobre el papel fundamental de las abejas y otros polinizadores, y promover iniciativas internacionales y acciones colectivas tendentes a protegerlos, así como a sus hábitats, mejorar su densidad y diversidad y apoyar el desarrollo sostenible de la apicultura.”

“Las abejas y otros polinizadores son vitales para nuestra seguridad alimentaria y nutrición, la agricultura sostenible, la conservación del medio ambiente y de la diversidad biológica y muchas otras dimensiones del desarrollo sostenible mundial.”

Apicultor aplicando humo en una colmena
Apicultor aplicando humo en una colmena  (foto de la FAO)

“En los últimos 50 años, la agricultura mundial se ha hecho cada vez más dependiente de los polinizadores. La producción agrícola que requiere la polinización animal se ha cuadruplicado, mientras que los productos agrícolas que no dependen de ella se han duplicado.”

“La polinización es el insumo agrícola que más contribuye a los rendimientos mundiales, por encima de otras prácticas de gestión agrícola. Varios cultivos que dependen de la polinización representan una fuente de ingresos importante para los agricultores, en particular los pequeños agricultores y las explotaciones agropecuarias familiares, sobre todo de países en desarrollo (por ejemplo, el cacao y el café).”

“A pesar de su importancia, la cantidad de abejas y otros polinizadores está disminuyendo en algunas de las principales regiones agrícolas del mundo. Se están extinguiendo cada vez más especies de polinizadores en el mundo, como consecuencia de varias presiones, en muchos casos causadas por el hombre.”

¿Y por qué se ha elegido la fecha del 20 de mayo?

La razón es que en esa misma fecha, en Eslovenia, se celebra el nacimiento de Anton Janša, quien en el siglo XVIII fue pionero en las técnicas modernas de apicultura en ese país.

Apicultores sacando los marcos de una colmena
Apicultores sacando los marcos de una colmena (foto de la FAO)

Anton Janša nació en fecha desconocida, aunque bautizado en 1734, en la localidad de Breznica, región de Carniola (ahora Slovenia). Su interés en la apicultura llegó desde joven dado que su padre tenía más de cien colmenas en la finca. Se dice que ya en 1769 trabajaba a tiempo completo como apicultor y un año más tarde se convirtió en el primer maestro de apicultura designado para todas las tierras austriacas.

Estuvo a cargo del mantenimiento de las abejas en los jardines imperiales austríacos.

Fue reconocio por sus conferencias y sus conocimientos sobre las abejas, dejando además escritos dos libros. Fue quien diseño las actuales colmenas e inventó la forma de apilar las mismas.