Cambian las normas para la producción ecológica en la UE

Esta semana, precisamente el 22 de mayo pasado, el Consejo de la Unión Europea aprobó la adopción de nuevas normas en la UE sobre producción ecológica y etiquetado de productos ecológicos.

Comprando un alimento orgánico (foto de www.shutterstock.com)
Comprando un alimento orgánico (foto de www.shutterstock.com)

Estas regirán tanto para los productos orgánicos europeos como para cualquier importado, ya que estos deberán cumplir como mínimo con lo que se le exige a los productos intra-Unión.

Los objetivos que se han planteado los legisladores pretenden que la nueva regulación fomente el desarrollo sostenible de la producción orgánica en la UE y apunte a garantizar una competencia justa, no solo para los agricultores sino también para todos los que de alguna manera participan en la cadena de la producción orgánica europea. Al mismo tiempo, se busca prevenir el fraude y las prácticas desleales y mejorar la confianza del consumidor en los productos orgánicos.

Hasta ahora, en la UE coexisten un conjunto de reglas sobre la producción orgánica que son desiguales y no equitativas según países y productos, incluyendo la aceptación de numerosas prácticas a manera de excepción. También hay problemas con los alimentos orgánicos y otros ecológicos importados, ya que se aplican diferentes regulaciones a distintos productores de un mismo país.

En base a esta situación, es claro que se necesitaba un nuevo marco legislativo para dotar al sector de reglas claras, equitativas y estables, igualando a los productos de la UE de los originados en un tercer país.

Asimismo, las nuevas normas de etiquetado están enfocadas a dar tranquilidad a los consumidores, los que podrán estar seguros que bajo una misma etiqueta encontrarán la misma calidad en toda la UE.

Hortalizas orgánicas (foto de www.shutterstock.com)
Hortalizas orgánicas (foto de www.shutterstock.com)

Las nuevas normas tendrán vigencia a partir del 1 de enero de 2021, y han sido redactadas bajo  las siguientes consideraciones:

  • Las normas de producción se simplificarán y armonizarán más mediante la eliminación progresiva de una serie de excepciones.
  • El sistema de control se fortalecerá gracias a medidas de precaución más estrictas y controles más fuertes basados en el riesgo a lo largo de toda la cadena de la oferta.
  • Los productores de terceros países deberán cumplir el mismo conjunto de reglas que los que producen en la UE.
  • El alcance de las normas orgánicas se ampliará para abarcar una lista más amplia de productos (por ejemplo: la sal, el corcho, la cera de abeja, el mate, las hojas de vid, el palmito) y habrá normas para otras producciones (por ejemplo, ciervos, conejos y aves de corral).
  • La certificación será más fácil para los pequeños agricultores gracias a un nuevo sistema de certificación grupal.
  • Habrá un enfoque más uniforme para reducir el riesgo de contaminación accidental de los pesticidas.
  • Las excepciones para la producción en ‘camas demarcadas’ en invernaderos se eliminarán progresivamente y se limitará lo que se puede cultivar en macetas, lo cual afectará a los países nórdicos que tienen una tradición de producir en lo que se conoce como sistema de camas demarcadas o contenedores en invernaderos orgánicos.

Para leer profundamente sobre esta cuestión, los remitimos al documento de 338 páginas del 27 de abril de 2018 del Consejo de la Unión Europea.

REGULATION OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL on organic production and labelling of organic products and repealing Council Regulation (EC) No 834/2007.