Producción de caucho para neumáticos utilizando algas verdes

Diversos sitios on-line de noticias se han hecho eco en las últimas semanas de un invento desarrollado por el Dr. Félix Carrasco, Catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Girona, España, quien ha encontrado que algas verdes del género Ulva pueden participar en cantidades significativas en la producción de caucho para neumáticos.

El caucho para neumáticos, tal como se lo fabrica en la actualidad, es una mezcla de caucho con sílice sintética amorfa (60 partes por cien de caucho), un agente de unión (silano 69), un aceite plastificante, una cera parafínica, una resina y óxido de cinc. La propuesta es reemplazar un tercio de la sílice sintética amorfa por polvo de algas verdes.

Las algas probadas fueron Ulva armoricana, Ulva lactuca, Ulva rotundata y Ulva rígida; que son un problema por la eutrofización del Mar Adriático. Una de las más conocidas es Ulva lactuca, denominada lechuga de mar o lamilla y difundida en la mayor parte de los océanos del mundo. Es comestible, contiene vitamina C y vitamina A y se utiliza en cosmética por sus propiedades hidratantes. Para todo este grupo de algas, últimamente también se ha encontrado que podrían servir para la producción de biocombustibles, tales como el bioetanol, biobutanol y biodiésel.

La fábrica italiana Pirelli ha registrado la patente por lo que se espera que en un futuro próximo se comercialicen neumáticos con la incorporación de una cierta proporción de algas verdes.

En la Revista Ambienta de diciembre/2008 el Dr. Carrasco ha escrito un artículo de divulgación donde explica los fundamentos de su descubrimiento, el proceso de fabricación de este biocaucho y los resultados de los ensayos para caracterizar las propiedades físicas, mecánicas y térmicas del mismo.