Nueva soja con alto nivel de ácido oleico que competirá con el aceite de oliva

La empresa DuPont de USA, perteneciente al grupo Pioneer Hi-Bred International, en asociación con Bunge, prevé sembrar en forma limitada en la actual campaña, si consigue la autorización a tiempo, una variedad de soja modificada genéticamente para mejorar los componentes de su aceite. Esta variedad no ha sido seleccionada por mejor rendimiento, resistencia a plagas o sequía u otras características agronómicas sino por contener un mayor porcentaje de aceite oleico en detrimento de ácidos grasos poliinsaturados. Es decir, se ha buscado la producción de un aceite más saludable.

El aceite de soja actual requiere ser hidrogenado para hacerlo estable y así puede ser utilizado a altas temperaturas. El nuevo aceite producido sería estable a altas temperaturas, por lo que no requeriría hidrogenación para su consumo, proceso que deriva en la producción de ácidos grasos trans. Estos ácidos aumentan los niveles en sangre del colesterol-LDL (“colesterol malo”) y reducen los niveles de colesterol-HDL (“colesterol bueno”), lo cual aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La soja “Alto oleica” tendría, según sus desarrolladores, un elevado nivel de ácido oleico y 25 por ciento menos de grasa saturada, con características similares al aceite de oliva desde el punto de vista de la salud. El aceite de oliva posee un 55/80% de ácido oleico y el aceite de semilla de uvas un 15/20%. La nueva soja tendría un contenido de ácido oleico de 80 a 85%, muy superior a la situación de las variedades actuales donde el contenido es de alrededor del 25%.

Sin embargo, la mejora de la calidad del aceite no termina en los beneficios para el consumo humano directo. También se ha probado dar raciones de soja tostada a animales lecheros y se ha conseguido mejorar el perfil de calidad de la leche obtenida. Se esperan cambios favorables también en la producción de carne.

De aprobarse la siembra comercial y de verificarse que a campo extensivo son ciertos los pronósticos sobre el nuevo tipo de aceite de soja, el gran perjudicado será el aceite de oliva ya que los costos de producción lo dejarían fuera de competencia.